5.9.11

Cosas del cansancio

Llegué a mi casa, me quité la chaqueta, saludé a mi familia, entré a mi cuarto poniendo en el suelo mi morral, conseguí unas cholitas (sandalias o al menos algo similar)
las tire al piso, me senté en la cama... aaah siii ¡fuera zapatos!
me quedé algo embobada viendo mis pies... había algo extraño, y me dije:
"baah"

Entable una conversa conmigo misma: no te juzgues Lupita, estabas muy cansada para fijarte en eso - bueeno igual tenía días sin dormir [insomnio, maqueta arquitectónica de mi hermano, trabajo atrasado, mas tigritos atrasados... otra vez insomnio... así]
de todas maneras ¿acaso planeaba que alguien viese mis medias?
es más tengo la ligera impresión que hasta las sentía más cómodas




En fin, aquel pequeño gracioso percance de sayo me produjo una cansada pero sincera sonrisa,
en ese momento vino a mi cabeza aquella máxima que dicta:

"eres quien eres... cuando nadie te está viendo"

y entonces... ya no supe que pensar de mi



2 comentarios:

  1. Excelente post amiga, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
    http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar